El Salón de Plenos del Ayuntamiento de Aranda de Duero recibió el jueves día 8 de julio a la veintena de niños saharauis que pasarán el resto del verano en la capital. Avergonzados ante tanta expectación pero emocionados, los niños escucharon con atención las palabras de bienvenida del alcalde, Ángel Guerra, de la presidenta de la Comisión de Acción Social, Teresa Hontoria, y del presidente de Desarrollo, Empleo y Turismo, Sebastián de la Serna. Incluso, alguno de ellos se atrevió a usar los micrófonos y agradecer a la asociación, las familias y el Ayuntamiento la ayuda que reciben durante estos meses. 

 

La Vicepresidenta de la Asociación, Marisa Rodríguez, afirmó que el trabajo que desarrolla el colectivo “resulta complicado, pero se ve recompensado con la compañía de los niños”. Además pidió a las familias que solidariamente van a cuidar de los niños saharauis que “tengan buena voluntad y paciencia”.

 

Sebastián de la Serna expresó su más sincero agradecimiento a la asociación por la llegada de los niños “porque nos enriquecen, cautivan y fascinan”.

 

Al finalizar el acto, el Ayuntamiento entregó a los niños un obsequio compuesto por material escolar, que recibieron con gran entusiasmo.

 

El pueblo saharaui permanece  en el desierto de Argelia, en diversos campamentos, desde hace 28 años, momento en el que Marruecos ocupó su territorio. En la actualidad, el conflicto se encuentra estancado. Motivo por el que este tipo de iniciativas son fundamentales para que los niños disfruten durante unos meses de todas las oportunidades que se les han negado.