Se dice que con los fondos del Archivo General de Simancas se puede escribir la Historia de España entre los siglos XV y XIX debido al importante conjunto documental que alberga. Creado en 1540 por Carlos V, cuenta entre sus bienes más preciados con el Plano de 1503 de Aranda de Duero, el primer mapa urbano realizado en la península y que la Corona de Castilla empleó en el desarrollo de muchas de las nuevas ciudades construídas en el continente americano, recién descubierto en ese momento.

La UNESCO coordina desde 1992 el Programa de Memoria del Mundo (Memory of the World Programme) que tiene por finalidad procurar la preservación y el acceso del patrimonio histórico documental de mayor relevancia para los pueblos del mundo, así como promocionar el interés por la conservación entre los estados miembros.

En marzo de 2015, el procurador arandino, Máximo López, presentaba la propuesta de integrar dicho el archivo vallisoletano en el Registro de Memoria del Mundo. Apoyado por todos los grupos parlamentarios, el Gobierno de España elevó la candidatura a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

El Comité Consultivo Internacional, IAC, que celebra sesión cada dos años para seleccionar los proyectos nominados, se reunió a finales de octubre para recomendar 78 nuevas inscripciones, incluido el archivo castellano, siendo aceptadas el lunes 30 por la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova.

Así, una de nuestras mayores joyas locales, queda integrada en la Memoria del Mundo.