1º REDUCE el consumo

El mejor consejo para no generar tantos residuos es consumir menos.

 

Piensa antes de compras, ahorrarás más que dinero. Asegúrate de que necesitas lo que estás pensando comprar, elige productos a granel o con el mínimo de embalajes.

Evita también el uso excesivo de productos de usar y tirar, por ejemplo usa servilletas de tela en lugar de las de papel; sustituye el papel de aluminio por recipientes de plástico para la merienda de los niños o cuando vayas de excursión.

Lleva tu propia bolsa de tela a la compra o reutiliza las que ya tienes. Una bolsa de plástico, tarda cerca de 400 años en degradarse.

Evita comprar productos con exceso de embalajes, ya que suponen un incremento de residuos y resulta difícil su separación

2º REUTILIZA podemos potenciar la durabilidad de lo que compramos.

Utiliza con cuidado los productos que adquieras para alargar su duración y dales un nuevo uso. Vuelve a usar los objetos para el mismo fin o para un fin diferente del que tenían antes. Usa las bolsas de plástico tantas veces como sea posible, emplea los frascos de productos ya consumidos para guardar otros productos o por ejemplo, los envases de plástico para depositar el aceite ya usado para posteriormente depositar en su contenedor…

3º RECICLA, aprende a separar los residuos de los productos que consumas.

Separa correctamente los residuos para que el reciclaje sea eficaz. Con estos se elaboraran nuevos artículos, ahorrando recursos naturales y empleando menos energía que la que precisaría la fabricación del producto sin materiales reciclados.

-         Con la recogida y tratamiento adecuado de los residuos depositados en el contenedor de vidrio, se obtiene CALCÍN, nueva materia prima para la obtención de vidrio, con el que se fabrican nuevas botellas y frascos de material reciclado

-         Con la recogida y tratamiento adecuado de los residuos depositados en el contenedor de papel-cartón, obtenemos papel-cartón recuperados con el que se fabrican papel reciclado y nuevos embalajes de cartón.

-         Con la recogida, separación y tratamiento adecuado de los residuos depositados en el contenedor de envases ligeros ( amarillo ) obtenemos:

Plástico reciclado disponible para un nuevo ciclo de vida, así por ejemplo, un forro polar se hace con 27 botellas de plástico reciclado

Metal reciclado disponible para un nuevo ciclo de vida, por ejemplo, con 670 latas de bebida de aluminio se hace una bicicleta

Separar adecuadamente los residuos en casa tiene una repercusión positiva para el medio ambiente, pues es el primer paso para una mejor gestión de los residuos, para su recuperación y para su aprovechamiento mediante los procesos de reciclaje.

Fabricar productos con material reciclado ahorra energía y materias primas y reduce las emisiones de gases efecto invernadero asociadas al cambio climático.