De tres naves, en ella se celebró en 1473 el Concilio de Aranda. La portada, de fines del s.XIV, se distingue por su elegancia gótica. En el interior destaca la Capilla de las Calderonas del s.XIV es una espléndida labor renacentista.